NO MENOSPRECIAR NINGUNA BUENA OBRA, POR PEQUEÑA QUE PAREZCA

NO MENOSPRECIAR NINGUNA BUENA OBRA, POR PEQUEÑA QUE PAREZCA

Las obras del ser humano son el resultado de cómo aprovechó su vida. De lo que lleve de este mundo dependerá su destino en el Âjirah. Cada momento en nuestra vida es muy valioso, por eso aquellos gente que cuidaron su tiempo y obraron el bien, se les dirá mañana en el Día del Juicio Final: “Coman y beban con alegría en recompensa por lo que obraron en los días pasados” [Sûrah Al-Hâqqah (69), âyah 24].