EL CORAZÓN SANO

EL CORAZÓN SANO

El corazón sano, que en árabe se dice Qalb Salîm, es el que pone a su dueño a salvo el Día de la Resurrección (Yaumul-Qiyâmah), tal como Allâh dice en el Qurân: “El día en que ni la riqueza ni los hijos servirán de nada. Sólo quien venga a Allâh con un corazón sano” [Sûrah Ash-Shu‘arâ (26), âyah 89]. Y salîm quiere decir que ese corazón está a salvo de enfermedades y se encuentra en paz.

SI HAZ DE PEDIR ALGO, PÍDELO A ALLÂH

SI HAZ DE PEDIR ALGO, PÍDELO A ALLÂH

Allâh es nuestro Señor, es Misericordioso, es Compasivo y es Generoso. Allâh garantiza que nunca faltará a Su promesa. Quien a Allâh pida, Él le responderá. Cualquier cosa que Allâh promete, cierta y absolutamente se cumplirá. Pero Allâh dice en otra âyah del Qurân: “Yo estoy cerca y respondo al ruego del que pide, cuando Me pide; así pues que ellos Me respondan y crean en Mí, ¡ojalá se guíen rectamente!” [Sûrah Al-Baqarah (2), âyah 186].

LOS MEDIOS PARA ATRAER BARAKAH EN NUESTRAS VIDAS

LOS MEDIOS PARA ATRAER BARAKAH EN NUESTRAS VIDAS

Si estudiamos la vida de los ‘Ulamâ, los siervos piadosos de Allâh y los estudiantes y académicos de Dîn, encontramos que la Barakah (la Bendición de Allâh) estaba muy presente en sus vidas. Encontraremos que un hombre sencillo de entre ellos, que tiene un salario normal, pero Allâh ha puesto Barakah en este salario; muy rara vez, por ejemplo, lo encontraremos gastando altas sumas en cosas innecesarias; su condición es estable, no debe dinero a la gente, así que no está preocupado por pagar deudas.

LOS DERECHOS DE LOS PADRES

LOS DERECHOS DE LOS PADRES

La bondad con los padres es una de las obligaciones más grandes sobre cada musulmán, puesto que Allâh Subhânahû wa Ta‘âlâ prescribió, en primer lugar, Su adoración sin asociar con Él, y luego la obediencia a los padres junto con ser bueno y bondadoso con ellos, ya que los padres son los responsables de muchas de las bondades que tenemos, empezando por habernos traído a la vida.