EL IHSÂN

Viernes 20 Enero de 2017
Ÿumu‘ah 22 de Rabi’ûl-Ajir 1438
Imam: Sh. Sulayman E. Jada

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Respetados hermanos y hermanas, como deben recordar, en semanas anteriores, hemos tratado en nuestra Jutbah el tema del ihsân.

Los siguientes son algunos versículos del Sagrado Qurân en los que Allâh Subhânahu wa Ta‘âlâ se refiere acerca de la virtud del ihsân:

Dice Allâh Altísimo En Su Libro Sagrado:

  • Allâh ordena la justicia, hacer el bien y ayudar a la familia; pero prohíbe la obscenidad, la mala conducta y la opresión. Así los exhorta para que reflexionen [Sûrah An-Nahl (16), âyah 90].
  • Contribuyan a la causa de Allâh [de buen grado] y no sean avaros, sino que hagan el bien, porque Allâh ama a los que hacen el bien [Sûrah Al-Baqarah (2), âyah 195].
  • Allâh está con los piadosos y con los que hacen el bien [Sûrah An-Nahl (16), âyah 128].
  • Los piadosos, en cambio, morarán en jardines con manantiales. Disfrutarán lo que Su Señor les conceda, porque en la vida mundanal hacían el bien [Sûrah Adh-Dhâriât (51), âyât 15 y 16].
  • “¿Acaso la recompensa del bien no es el bien mismo?” [Sûrah Ar-Rahmân (55), âyah 60].
  • No siembren corrupción en la Tierra después de que se haya establecido en ella el orden, e invóquenlo con temor y esperanza. La misericordia de Allâh está cerca de los que hacen el bien [Sûrah Al-A’râf (7), âyah 56].

Cuando la realidad de la cualidad del ihsân, es decir, estar siempre concientes de Allâh en nuestras vidas, todo lo que uno hace va a ser en la mejor manera y siempre va a buscar la manera para hacer ihsân a toda la creación de Allâh.  Vamos a ver la cualidad el ihsân de distintos ángulos:

Primero, el ihsân en totalidad, como dijo Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Innallâha kataba al-ihsâna ‘alâ kulli shai-in” Ciertamente Allâh ha prescrito el ihsân (el bien) en todas las cosas.

El círculo más pequeño de implementar el ihsân es hacer ihsân a uno mismo, es decir no ser ofensivo hacia uno mismo (Al-Isâ-ah). Significa animar a sí mismo, a su propio nafs a obedecer a Allâh, a reconocer a su Creador, a acercarlo a Allâh. Como dice Allâh en el Qurân: Si obran bien será en beneficio propio, pero si obran mal será en contra suya [Sûrah Al-Isrâ (17), âyah 7].

Segundo, es el círculo un paco más amplio del ihsân hacia los padres. Como Allâh dice: Tu Señor ha ordenado que no adoren sino a Él y que honren a sus padres [Sûrah Al-Isrâ (17), âyah 23]. En estos versículos Allâh elevó el estatus de los padres al mencionarlos después de haber mencionado la adoración de Allâh.

Tercero, es el ihsân hacia los parientes, los vecinos y otros, como Allâh menciona en el Qurân: Hagan el bien a sus padres, a sus familiares, a los huérfanos, a los pobres, a los vecinos parientes y no parientes, al compañero, al viajero insolvente y a quienes están a su servicio. Allâh no ama a quien se comporta como un arrogante jactancioso [Sûrah An-Nisâ (4), âyah 36].

Después tenemos el círculo que hoy es muy débil entre nuestra sociedad, en donde Allâh habla en el mismo versículo acerca de los huérfanos, los necesitados, el huésped, el viajero y los sirvientes. ¿Cuánto ihsân estamos haciendo hacia ellos? Por ejemplo, los que están bajo nuestra custodia o nuestro cuidado, las empleadas que están en nuestras casas ¿Cómo es el ihsân hacia ellas? No les den trabajos que no puedan hacer, denle permiso para tomar un buen descanso, aliméntenla de la comida que Uds. comen, cómprenle vestimenta adecuada.

Ahora ampliemos más el círculo del ihsân. Nuestro Dîn nos enseña a hacer ihsân incluso con nuestros enemigos, como Allâh dice: ¡Oh, creyentes! Se ha establecido la retribución legal en caso de homicidio [doloso]: sea libre o esclavo, [sea hombre] o mujer. Pero si le es perdonada [al culpable] la pena por su hermano [en la fe], que pague la indemnización correspondiente en el plazo establecido de buena manera. Esto es una facilidad y una misericordia de su Señor [Sûrah Al-Baqarah (2), âyah 178].

Hacer ihsân mientras estamos en un combate que sea lícito en el Islam. Dice el Qurân ¡Cuántos Profetas han tenido que combatir junto a multitudes de seguidores devotos! No perdieron la fe por los reveses en la causa de Allâh, no flaquearon ni se sometieron al enemigo. Allâh ama a los perseverantes. No pronunciaban otras palabras más que: “¡Oh, Señor nuestro! Perdona nuestros pecados y nuestros excesos. Afirma nuestros pasos y concédenos el triunfo sobre los que rechazan la verdad”. Allâh les premió en esta vida y les favorecerá con una recompensa mayor en la otra, porque Allâh ama a los que hacen el bien [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyât 146 a 148].

Ihsân mientras uno está teniendo un debate o dialogo intelectual. Dice Allâh: No es lo mismo obrar el bien que obrar el mal. Responde con una buena actitud, y verás que aquel con quien tenías enemistad se convierte en un amigo ferviente [Sûrah Fussilat (41), âyah 34].

También hay que demostrar ihsân cuando uno tiene una discusión o dialogo con gentes de otras creencias Dice el Qurân: “Debatan con la Gente del Libro con buenas maneras, excepto con aquellos que cometen injusticias. Digan: “Creemos en lo que nos ha sido revelado a nosotros así como en lo que les fue revelado a ustedes. El Dios de ustedes y nuestro Dios es uno, y a Él entregamos nuestra voluntad [como musulmanes]” [Sûrah Al-Ankabût (29), âyah 46].

Ihsân en guerra y política. Dice Allâh: …y encontró allí un pueblo [que cometía toda clase de injusticias]. Le inspiré: “¡Oh, Dhul-Qarnain! Puedes castigarlos o tratarlos con benevolencia”. Dijo: “A quien persista en la opresión lo castigaré y luego deberá comparecer ante su Señor, Quien le infligirá un castigo severo. Pero en cambio, a quien crea y obre correctamente se le concederá una bella recompensa, y le corresponderé con un trato amable [Sûrah Al-Kahf (18), âyât 86 a 88].

Ihsân con gente que tiene otra creencia. Dice el Sagrado Qurân: Pero por haber violado el pacto los maldije y sus corazones se volvieron insensibles y duros. [Por eso] tergiversan el sentido de las palabras [de la Tora] sacándolas de contexto, y dejan de lado parte de lo que les fue mencionado [en ella]. Descubrirás que la mayoría de ellos, salvo unos pocos, traicionan [a la gente]; pero tu discúlpalos y sé tolerante con ellos, porque Allâh ama a los que hacen el bien [Sûrah Al-Mâidah (5), âyah 13].

Ihsân hacia los débiles y los huérfanos. Dice Allâh en el Qurân: No toquen los bienes del huérfano, a menos que sea para acrecentarlos, hasta que alcance la madurez. Deben medir y pesar con equidad. No impongo a nadie una carga mayor de la que puede soportar. Cuando hablen deben hablar con justicia, aunque sea en contra de un pariente. Deben cumplir sus compromisos con Allâh. Esto es lo que les ha ordenado para que Lo recuerden [Sûrah Al-An‘âm (6), âyah 152].

Ihsân hacia las demás creaciones de Allâh, como la vegetación y cosas inanimadas y animales No siembren corrupción en la Tierra después de que se haya establecido en ella el orden, e invóquenlo con temor y esperanza. La misericordia de Allâh está cerca de los que hacen el bien [Sûrah Al-A’raf (7), âyah 56].

Ahondemos un poco sobre el ihsân hacia los animales. El Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Cuando maten algo mátenlo en la mejor manera, y cuando sacrifican un animal sacrifíquenlo en la mejor manera. Antes de sacrificarlo afila bien su hoja para para no causar sufrimiento al animal”.

Una vez, el Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) vio a una persona sacrificando una cabra en frente de la hermana de la cabra. Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) se enfureció y dijo: “¿Acaso lo quiere matar dos veces? ¿Por qué no lo alejaste de su hermana?

Abû Hurairah (radiallâhu ‘anhu) narro que Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Una vez, una persona estaba caminando y sintió mucha sed. Encontró un pozo y bajo para tomar agua. Al salir del pozo encontró un perro jadeando y lamiendo la arena a causa de la sed. El hombre se dijo: “Este perro está sediento igual que lo estuve yo”. Entonces bajo nuevamente al pozo y llenó su zapato de agua, lo afirmó con sus dientes para poder salir del pozo y le dio el agua al perro. Allâh aceptó su obra y lo perdonó”. Al escuchar, los sahabah preguntaron: “¿Acaso en los animales también hay recompensa?” El Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) respondió: “En cada hígado húmedo hay recompensa”.

Eso es ihsân hacia los animales. Veamos otro ejemplo de ihsân hacia los animales. En otra ocasión Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) aconsejaba a sus compañeros diciendo: “Cuando estén de viaje y les toca hacer la oración, antes que se ocupan en su salâh, retiren la carga de sus animales”. También dijo (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Cuando Uds. viajen en lugares donde hay pasto y vegetación, den a sus animales su derecho, y cuando viajan por lugares rocosos, apuren el paso”.

Esta es la enseñanza del Islam en cuanto a cómo uno debe hacer ihsân hacia los animales. Entonces si esa es la condición de los animales ¿Cómo debemos tratar a la mejor creación ante los Ojos de Allâh, el ser humano?

Hacer ihsân con tu familia, con tu esposa(o), con tus hijos, con tus vecinos, con tus amigos, con tus colegas, incluso en tu trabajo has tu trabajo bien cuando trates a la gente, trátalos bien; si eres abogado, trata a tus clientes con ihsân; si eres médico, trata a tus pacientes con ihsân, aconséjalos bien para que no agravar su enfermedad.

Hemos dicho que la palabra ihsân es muy amplia, por eso, o somos muhsin (quien tiene ihsân) o un musî (opresor). Si alguien te pregunta algo, respóndele con ihsân, si alguien te pide algo dale con ihsân, si tú no puedes cumplir lo que te pide, respóndelo pero con ihsân. Allâh con toda Su Perfección y con todos Sus Hermosos Nombres y Atributos, ama a los muhsinîn.

Oh marido, trata a tu esposa con ihsân; Oh esposa, trata a tu marido con ihsân; Oh padres, traten a sus hijos con ihsân; Oh hijos, traten a sus padres con ihsân.

La recompensa o virtud más grande del ihsân es, como Allâh dice: Quienes obren el bien obtendrán la mejor recompensa (ziâdah) y una gracia aún mayor. Sus rostros no serán ensombrecidos ni sentirán humillación. Ellos serán los moradores del Paraíso en el que vivirán eternamente [Sûrah Yûnus (10), âyah 26]. En esta âyah la palabra ziâdah significa ver a Allâh.

Roguemos a Allâh para que nos permita entender y aplicar en nuestras vidas estas invaluables enseñanzas y roguemos también para que nos haga de los muhsinîn. Amîn.

Assalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakatuh