Día 1 – Joyas de Ramadân

  • Salmân (radiallâhu ‘anhu) narró que durante el último Ÿumu‘â (viernes) del mes de Sha’bân, Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dictó una Jutbah en la que dijo: “¡Oh, gente! Un mes auspicioso ha descendido sobre ustedes. En dicho mes hay una noche que es superior a mil meses (por ejemplo, la ‘ibadah realizada en tal noche es superior a la ‘ibadah realizada en mil meses). Allâh ha hecho obligatorio el ayuno y ha decretado la vigilia por la noche (salâtut-tarawîh), una sunnah. Una acción nafl (voluntaria u opcional) realizado durante este mes con el propósito de acercarse a Allâh es igual a una acción fard (obligatoria) realizado durante otro mes. Una acción fardrealizada en este mes es igual a setenta acciones fard de otros meses. Quien le dé a una persona en ayuno algo para Iftâr, sus faltas le serán perdonadas y será salvado del Ÿahannam. Obtendrá tanta zawâb como la del ayunante a quien le fue dado algo para Iftâr sin que la recompensa de éste disminuya de algún modo”. La gente preguntó: “¡Oh, Rasûlullâh! Ninguno de nosotros tiene los medios para darle algo como Iftâr a alguien (refiriéndose a una comida completa)”. Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Esta recompensa es incluso para aquél que da a otro un dátil, un trago de agua o leche (como Iftâr). [Ibn Al-Juzaimah].