Día 3 – Joyas de Ramadân

  • Ibn Abbâs (radiallâhu ‘anhumâ) dijo que escuchó a Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wasallam) decir: “Ciertamente el Ÿannah es perfumado con las fragancias más dulces durante Ramadân; es decorado desde el principio del año hasta el final para la venida del mes bendito. Y cuando la primera noche de Ramadân aparece, un viento sopla desde abajo del ‘Arsh (Trono) de Allâh, su nombre es Muzîrah, y provoca que las hojas de los árboles crujan y las manillas de las puertas suenen; mediante el cual surge un sonido tan melodioso, como nunca había sido escuchado antes. Las doncellas de ojos negros del Ÿannah avanzarán y aparecerán en el centro de los balcones del Ÿannah exclamando: “¿Hay alguien suplicando a Allâh para que nosotras se les unamos en matrimonio?”; luego llamarán a Ridwân: “¡Oh, Ridwân, guardián del Ÿannah! ¿Qué noche es esta?”, a lo que responde: “Ciertamente esta es la primera noche de Ramadân, cuando las puertas del Ÿannah se abren para quienes observen el ayuno de entre la Ummah de Muhammad”. Luego, Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Allâh dice, “¡Oh, Ridwân! Abre las puertas del Ÿannah. ¡Oh, Mâlik, cierra las puertas del Ÿahannam para aquellos que ayunen de entre los de la Ummah de Ahmad (Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam)). ¡Oh, Ÿibrîl, desciende a la Tierra y ata a los demonios rebeldes, encadénalos y échalos al océano para que no hagan daño boicoteando el ayuno de la Ummah de mi amado Muhammad”. Allâh ordena a un vocero del Paraíso a llamar tres veces en cada noche de Ramadân: “¿Hay alguien rogándome que le conceda un deseo? ¿Hay alguien arrepintiéndose, a quien Yo pueda mostrarle Mi Misericordia? ¿Hay alguien suplicando perdón, a quien Yo pueda perdonar? ¿Quién es el que dará un préstamo a Quien su abundancia no disminuye, y a Quién se satisface sin deducciones injustas?”. [Reportado en At-Targîb].