JUTBAH ‘ÎD AL FITR MUBÂRAK

Viernes, 15 de Junio de 2018
Yumu’ah, 1 de Shawâl 1439
Imam: Sh. Sulayman E. Jada

Allâhu akbar, Allâhu akbar, Allâhu akbar, lã ilâha illallâh

Allâhu akbar, Allâhu akbar wa lillâhilhamd

Allâhu akbaru kabîrâ walhamdulillâhi kathîrâ Wa subhânallâhi bukratan wa asîlâ

Lã ilâha illallâhu wahdah

Alhamdulillâh, por la Gracia, Misericordia y la Ayuda de Allâh, Quien nos ha dado la capacidad y posibilidad para completar un nuevo Mes de Ramadân.

Hace pocas semanas atrás esperábamos con mucho entusiasmo la llegada de un invitado: el mes de Ramadân. Hoy nuestro bendito invitado nos deja. Decimos Salâm a un gran mes en el que fuimos ordenados a permanecer levantados en oración ante Allâh, durante el día se nos ordenó ayunar, y felizmente nos rendimos a nuestro Señor quien es Generoso. Mañana en el día del Qiÿâmah, a quien haya cumplido, le será ordenado entrar al Ÿannah por la Puerta de Ar-Raiyân, que es exclusiva para aquellos que ayunaron.

¡Oh, gente! Temed a Allâh y agradecedle por los grandes favores que Él os ha otorgado, incluida la finalización del ayuno y las oraciones nocturnas voluntarias, que son el mayor de todos los favores. Pidamos a Allâh que acepte nuestras obras y que pase por alto nuestros errores, ya que Él es El Más Generoso de todos los que muestran generosidad y El Más Benevolente de los que muestran benevolencia.

¡Oh, gente! Que nuestra reunión de hoy nos recuerde el Día de la Resurrección, cuando seremos resucitados de nuestras tumbas para encontrarnos con nuestro Señor para rendir cuentas, descalzos, desnudos, con la mirada fija. Allâh dice en el Sagrado Qurân: El día que llegue, las mujeres que estén amamantando a sus hijos se desentenderán de ellos, las embarazadas abortarán [por el terror], y verás a las personas caminar como ebrios, pero no estarán ebrios, sino que el castigo de Allâh será intenso [Sûrah Al-Haÿÿ (22), âyah 2]. Dice también: El día que llegue el estruendo terrible [comenzando el fin del mundo], el ser humano huirá de su hermano, de su madre y de su padre, de su esposa y de sus hijos. Ese día cada uno estará preocupado por sí mismo [Sûrah ‘Abbasa (80), âyât 34 a 37]. El día en que los registros de escrituras se distribuirán a la derecha y a la izquierda. Allâh dice: Quien reciba el registro de sus obras en su mano derecha tendrá un juicio fácil, y [una vez terminado] se reunirá jubiloso con su gente [en el Paraíso]. Mientras que quien reciba el registro de sus obras por detrás de su espalda, suplicará ser destruido definitivamente. Pero será arrastrado al castigo del Infierno [Sûrah Al-Inshiqâq (84), âyât 7 a 12].

El día en que se establecerá la balanza de la justicia. Allâh dice: [Ese día] aquellos cuyas buenas obras pesen más en la balanza serán los bienaventurados. En cambio, aquellos cuyas malas obras sean las que más pesen, estarán perdidos y morarán en el Infierno por toda la eternidad. El fuego abrasará sus rostros y quedarán desfigurados. [Se les dirá:] “¿Acaso no se les recitaron Mis versículos y los desmentían? [Sûrah Al-Mu’minûn (23), âyât 102 a 105].

El día en que el Sirât (un puente) será tendido sobre el Infierno y la gente lo cruzará de una manera que se ajuste a sus obras. Aquellos que solían ser rápidos en hacer buenas obras, lo cruzarán rápidamente, pero aquellos que solían aflojar y demorarse cuando se les llama para realizar actos de obediencia lo cruzarán de una manera similar, una recompensa adecuada para ellos. Así que esfuércense juntos, Oh, musulmanes, como en una carrera hacia todo lo que es bueno. Prepárate para ese día para que puedas prosperar.

¡Oh, Allâh! Tus siervos han venido a este lugar, buscando Tu recompensa y bondad, y temiendo Tu castigo. ¡Oh, Allâh! cumple nuestro deseo y protégenos de lo que tememos y reúnenos sobre la palabra de la verdad; haz que el camino de dicha sea fácil para nosotros y sálvanos del camino de la desdicha; perdónanos en la vida mundana y en el Más Allá, porque Tú eres el Más Generoso y el Más Bondadoso.

Se narra que Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “El que observó el ayuno de Ramadân y luego lo siguió con seis (días de ayuno) en el mes de Shauwâl sería como si hubiese ayunado todo el año”.

Que Allâh acepte nuestros ayunos, suhur, iftâr, du‘a, salâh, sadaqah y todas nuestro buenas obras, âmîn.

Taqabballâh minna wa minkum

‘Id Mubârak