UNA BREVE HISTORIA ACERCA DEL PROFETA ‘ISA (‘ALAIHIS-SALAM)

Descargar PDFDescargar o leer Jutbah completa en formato PDF

Viernes 21 de Diciembre de 2018
Ÿumu‘ah 14 de Rabi’ûl-Âjir 1440
Imam: Sh. Sulayman E. Jada

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Mariam (‘alaihas-salam), hija de ‘Imrân, era una mujer piadosa y temerosa de Allâh Subhânahû wa Ta‘âlâ. Consagró su vida a la adoración de Allâh a tal punto que es difícil encontrar un ejemplo parecido al de ella.

Un día se le dio las buenas noticias de parte de los ángeles de que ella sería elegida por Allâh, como menciona el Sagrado Qurân: “Y [recuerda] cuando los ángeles dijeron: “¡Mariam! Allâh te ha elegido por tus virtudes y te ha purificado. Te ha elegido entre todas las mujeres del mundo. ¡Mariam! Conságrate a tu Señor, prostérnate e inclínate con los orantes” [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyât 42 y 43]. A continuación, señala el Qurân: “Entonces los ángeles dijeron: “¡Mariam! Allâh te albricia con Su Palabra, será conocido como el Mesías ‘Isa [Jesús], hijo de Mariam. Será noble en esta vida y en la otra, y se contará entre los próximos a Allâh. Hablará [milagrosamente] a la gente desde la cuna, y predicará siendo adulto. Será de los virtuosos. Dijo [Mariam]: “¡Señor mío! ¿Cómo he de tener un hijo si no me ha tocado hombre?” Le respondió: “¡Así será! Allâh crea lo que quiere. Cuando decide algo, solo dice: ¡Sea!, y es. Él le enseñará la escritura, le concederá la sabiduría, le enseñará la Taurah y el Evangelio. Y será Profeta para los hijos de Israel, a quienes dirá: “Les he traído un milagro de su Señor. Modelaré para ustedes un pájaro de barro. Luego soplaré en él y, con el permiso de Allâh, tendrá vida. Con la anuencia de Allâh, curaré al que nació ciego y al leproso, y resucitaré a los muertos. Les revelaré lo que comen y guardan dentro de sus casas. Esos milagros son suficientes para que crean en mí, si es que son creyentes. He venido para confirmar [las enseñanzas originales de] la Taurah y para permitirles algunas de las cosas que les estaban prohibidas. He venido con un milagro de su Señor. Tengan temor de Allâh y obedezcan. Allâh es mi Señor y el de ustedes. ¡Adórenlo! Ese es el sendero recto” [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyât 45 a 51].

Allâh es el Todopoderoso, hace las cosas como el quiere, donde quiere, con medios, sin medios y en contra de los medios. Creó a Âdam (‘alaihis-salam) de la tierra, sin padre y madre, creó a Hawâ (‘alaihas-salam) de la costilla de Âdam (‘alaihis-salam) sin madre. Y creó a ‘Isa (‘alaihis-salam) de una madre, pero sin padre. Y creó a todos los demás hijos de Âdam (‘alaihis-salam) a través de un padre y una madre. Esí es Allâh, el Creador, el Conocedor.

En el Sagrado Qurân, Allâh explícitamente explica el nacimiento de ‘Isa (‘alaihis-salam) diciendo: “Recuerda [¡Oh, Muhammad!] la historia de Mariam que se menciona en el Libro, cuando se apartó de su familia para retirarse a un lugar al este y puso un velo para apartarse de la vista de los hombres de su pueblo. Entonces le envié a Mi ángel, quien se le presentó con forma humana. Ella dijo: “Me refugio en el Compasivo de ti, [apártate de aquí] si es que tienes temor de Allâh”. Le dijo: “Soy un enviado de tu Señor para agraciarte con un hijo puro”. Ella dijo: “¿Cómo voy a tener un hijo si no me ha tocado ningún hombre ni he fornicado?” Le dijo [el ángel]: “Así será, pues tu Señor dice: “Eso es fácil para Mí. Lo convertiré [a tu hijo] en un milagro y una misericordia para la humanidad. Es un asunto decidido”. Cuando se sintió embarazada, decidió retirarse a un lugar apartado. Los dolores de parto la llevaron junto al tronco de una palmera. Exclamó: “Preferiría haber muerto antes que esto, y así hubiera sido olvidada completamente”. Entonces [el ángel] la llamó desde abajo [del valle]: “No estés triste, tu Señor ha hecho fluir debajo de ti un arroyo. Sacude el tronco de la palmera y caerán sobre ti dátiles frescos. Come, bebe y anímate. Pero cuando veas a alguien dile: “He realizado un voto de silencio al Compasivo, y no hablaré hoy con ninguna persona”. Se presentó ante su pueblo llevándolo en brazos [a Jesús]. Le dijeron: “¡Oh, Mariam! Has hecho algo abominable. ¡Tú desciendes de Harûn! Tu padre no era un hombre deshonesto ni tu madre una fornicadora”. Ella lo señaló [al niño], y entonces le dijeron: “¿Cómo vamos a hablar con un niño que aún está en la cuna?” Entonces [Jesús] habló: “Soy un siervo de Allâh, Él me revelará el Libro y hará de mí un Profeta. Seré bendecido dondequiera que me encuentre, y me ha encomendado hacer la oración, dar caridad mientras viva, honrar a mi madre, y no ser arrogante ni insolente. La paz fue conmigo el día que nací, el día que muera y el día que sea resucitado” [Sûrah Mariam (19), âyât 16 a 33].

Después encontramos que el Profeta ‘Isa (‘alaihis-salam) era hijo de Mariam (‘alaihas-salam), siervo y profeta de Allâh. Pero de entre la Gente del Libro, algunos dijeron que el es hijo de Allâh, algunos dijeron que era el tercero de tres, algunos dijeron que el era Allâh y algunos dijeron que era siervo de Allâh y Su profeta y esto último es la única verdad: “Ese es Jesús, hijo de Mariam, la verdad sobre la que ellos discuten. No es propio de Allâh tener un hijo. ¡Glorificado sea! Cuando decide algo dice: “¡Sé!”, y es.  [Dijo Jesús:] “Allâh es mi Señor y el de ustedes, ¡adórenlo! Ese es el sendero recto”. Pero discreparon las sectas sobre él. ¡Cuán desdichados serán ese día los que negaron la verdad cuando comparezcan [ante Allâh] en un día terrible!” [Sûrah Mariam (19), âyât 34 a 37].

Cuando la gente de Bani Isrâîl se desviaron del Camino Recto y traspasaron los límites de Allâh y comenzaron a causar corrupción sobre la tierra, y algunos de ellos comenzaron a negar la resurrección, el rendir de la cuentas y el castigo, y se inmergieron en deseos sin tener certeza de que tendrán que rendir cuentas, en aquel momento Allâh envió a ‘Isa Ibn Mariam (‘alaihis-salam) como profeta y le enseño el Taurah y el Inÿîl: Él le enseñará la escritura, le concederá la sabiduría, le enseñará la Taurah y el Inÿîl [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyah 48]. Allâh descendió a ‘Isa (‘alaihis-salam) el Inÿîl como guía y luz: Hice que Jesús hijo de Mariam siguiera [el ejemplo de los Profetas anteriores], en confirmación de la verdad que aún quedaba en la Taurah. A él le he revelado el Inÿîl en el que había guía y luz, como confirmación de lo que aun quedaba de la Taurah, y como guía y exhortación para los que tienen temor de Allâh y piedad [Sûrah Al-Mâidah (5), âyah 46].

‘Isa (‘alaihis-salam) también dio las buenas noticias de un Profeta que vendrá de parte de Allâh cuyo nombre es Ahmad: Y cuando Jesús, hijo de Mariam, dijo: “¡Oh, hijos de Israel! Yo soy el Mensajero que Allâh les ha enviado para corroborar la Taurah y anunciar a un Mensajero que vendrá después de mí llamado Ahmad”. Pero cuando les mostró los milagros, dijeron [con incredulidad manifiesta]: “¡Esto es pura hechicería! [Sûrah AsSaff (61), âyah 6].

‘Isa (‘alaihis-salam) comenzó a invitar a la gente de Bani Isrâîl hacia la Unicidad de Allâh y a aplicar las órdenes del Taurah y el Inÿîl. Ellos comenzaron a discutirle mientras él les explicaba lo que era correcto, pero cuando el vio su obstinación y soberbia y se manifestó la incredulidad, los exhortó. Al respecto señala el Qurân: Pero cuando Jesús advirtió que su pueblo rechazaba la verdad, dijo: “¿Quiénes me ayudarán en mi misión de transmitir el Mensaje de Allâh?” Dijeron los discípulos: “Nosotros te ayudaremos. Creemos en Allâh. Atestigua [¡Oh, Jesús!] que solo a Él adoramos. ¡Señor nuestro! Creemos en lo que has revelado y seguimos a Tu Profeta. Cuéntanos entre los que dan testimonio de fe [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyât 52 y 53].

Allâh ayudó al Profeta ‘Isa (‘alaihis-salam) a través de grandes milagros que manifestaban el poder de Allâh y que educaban el alma y que motivaba la fe en Él, Altísimo sea, y en el Último Día, como menciona Allâh en el Qurân: Y será Profeta para los hijos de Israel, a quienes dirá: “Les he traído un milagro de su Señor. Modelaré para ustedes un pájaro de barro. Luego soplaré en él y, con el permiso de Allâh, tendrá vida. Con la anuencia de Allâh, curaré al que nació ciego y al leproso, y resucitaré a los muertos. Les revelaré lo que comen y guardan dentro de sus casas. Esos milagros son suficientes para que crean en mí, si es que son creyentes [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyah 49].

Cuando comenzaron a ver que los pobres y los débiles aceptaron el mensaje de ‘Isa (‘alaihis-salam) y que lo seguían a él, planearon asesinarlo. En el Qurân, Allâh dice que ‘Isa (‘alaihis-salam) no fue crucificado. Sino que hizo creer a los judíos y romanos que esto había ocurrido, cuando en realidad ‘Isa (‘alaihis-salam) fue elevado a los cielos. El Qurân no dice explícitamente quién fue la persona crucificada en lugar de Jesús, pues ‘Isa (‘alaihis-salam) no murió, pero Allâh lo elevó y descenderá antes del juicio final y seguirá a Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) y desmentirá a los judíos quienes creían que lo habían matado y a los cristianos quienes exageraron diciendo que el es Allâh o el hijo de Allâh o el tercero de tres divinidades.

Cuando descienda ‘Isa (‘alaihis-salam) antes del Día del Juicio Final, la Gente del Libro tenrá verdadero imân en él: La Gente del Libro comprenderá, antes de la muerte, la verdad sobre Jesús, y el Día del Juicio él testificará en contra [de quienes lo negaron y de quienes lo adoraron] [Sûrah An-Nisâ (4), âyah 159].

‘Isa Ibn Mariam (‘alaihis-salam) es el siervo y mensajero de Allâh, fue enviado para guiar a Bani Isrâîl e invitarlos a adorar a Allâh Único, como Él mismo menciona en el Qurân: ¡Oh, Gente del Libro! No se extralimiten en las creencias de su religión. No digan acerca de Allâh sino la verdad: Porque el Mesías, Jesús hijo de Mariam, es un Mensajero de Allâh y Su palabra que depositó en Mariam; un espíritu creado por Él. Crean en [la unicidad de] AllÂh y en Sus Mensajeros. No digan que [Allâh] es una parte de la trinidad, abandonen esa idea, es lo mejor para ustedes. Allâh es una Única Divinidad. Lejos está, Glorificado sea, de tener un hijo. A Él pertenece cuanto hay en los cielos y en la Tierra. Allâh es suficiente como protector [Sûrah An-Nisâ (4), âyah 171].

Decir que ‘Isa (‘alaihis-salam) es hijo de Allâh es algo muy grave: “Dicen: “El Compasivo tuvo un hijo”. Han proferido algo terrible; los cielos estuvieron a punto de hendirse, la Tierra de abrirse y las montañas de caer derrumbadas, porque Le atribuyeron un hijo al Compasivo. No es propio [de la grandiosidad] del Compasivo tener un hijo. Todos los que habitan en los cielos y en la Tierra se presentarán sumisos ante el Compasivo” [Sûrah Mariam (19), âyât 88 a 93]; y quien cree que ‘Isa (‘alaihis-salam) es hijo de Allâh  o el tercero de tres ha cometido incredulidad: “Quienes dicen: “Allâh y el Mesías hijo de Mariam son una misma persona” niegan la verdad, porque el mismo Mesías dijo: “¡Oh, Hijos de Israel! Adoren solo a Allâh, que es mi Señor y el suyo”. A quien atribuya actos de adoración a otros además de Allâh, Él le vedará el Paraíso y su morada será el Infierno. Los injustos no tendrán quién los socorra. Quienes dicen: “Allâh es una de las tres personas de la trinidad”, niegan la verdad, porque no hay más que una sola divinidad. Si no desisten de sus palabras, un castigo doloroso azotará a quienes se obstinan en negar la verdad” [Sûrah Al-Mâidah (5), âyât 72 y 73]. Ciertamente ‘Isa (‘alaihis-salam) es ser humano, nació de una madre, come y bebe, camina y duerme, siente dolor y llora, un dios es libre de estas cualidades ¿entonces como puede ser el un dios? él es un siervo de Allâh y Su profeta: El Mesías hijo de Mariam es solo un Mensajero, como los otros Mensajeros que le precedieron. Su madre fue una creyente devota. Ambos necesitaban alimentos [como el resto de los seres humanos]. Observa cómo les aclaré las evidencias, y cómo [a pesar de eso] rechazan la verdad. [Sûrah Al-Mâidah (5), âyah 75].

El Día del Juicio Final, ‘Isa (‘alaihis-salam) estará de pie frente a toda la humanidad y les preguntará lo que él había dicho a Bani Isrâîl: “[El Día del Juicio Final] Allâh dirá: “¡Oh, ‘Isa hijo de Mariam! ¿Acaso tú dijiste a la gente: “Adórenme a mí y a mi madre como divinidades junto con Allâh?” Dirá [‘Isa]: “¡Glorificado seas! No me corresponde decir algo a lo que no tengo derecho. Si lo hubiera dicho Tú lo sabrías. Tú conoces lo que encierra mi alma, mientras que yo ignoro lo que encierra la Tuya. Tú eres Quien conoce lo oculto. No les transmití sino lo que Tú me has ordenado: “Adoren solo a Allâh, mi Señor y el suyo”. Fui testigo de sus acciones mientras estuve con ellos; pero después de que me elevaste, fuiste Tú Quien los vigiló. Tú eres testigo de todas las cosas. Si los castigas, lo haces con derecho, pues son Tus siervos; pero si los perdonas, Tú eres el Poderoso, el Sabio” [Sûrah Al-Mâidah (5), âyât 116 a 118].

‘Isa Ibn Mariam (‘alaihis-salam) es el último de entre los profetas de Bani Isrâîl, luego de él Allâh envió a nuestro Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) de la descendencia de Isma‘îl (‘alaihis-salam) para toda la humanidad. Y él es el Sello y el Último de todos los profetas (‘alaihimus-salam).

Roguemos a Allâh para que nos dé el Taufiq para aprender más y más de estas valiosas enseñanzas. Amîn.

Assalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakâtuh