LAS VIRTUDES Y BENEFICIOS DEL NASIHAH, EL BUEN CONSEJO

Descargar PDFDescargar o leer Jutbah completa en formato PDF

Viernes 5 de Abril de 2019
Ÿumu‘ah 29 de Rayab 1440
Imam: Sh. Soud Ahmad Soud

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Comenzamos nuestra Jutbah con las palabras de Allâh en Su Libro Sagrado, que señala: “Siervos de Allâh, teman a Allâh y obedezcanle. ¡Oh seres humanos! ¡Temed a vuestro Señor, Que os ha creado de una sola persona, de la que ha creado a su cónyuge, y de los que ha diseminado un gran número de hombres y de mujeres! ¡Temed a Allâh, en Cuyo nombre os pedís cosas, y respetad la consanguinidad! Allâh siempre os observa” [Sûrah An-Nisâ (4), âyah 1].

Dice también Allâh en el Qurân: “¡Creyentes! Temed a Allâh con el temor que Le es debido y no muráis sino como musulmanes” [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyah 102]. Dice también: “¡Oh, creyentes! Tengan temor de Dios, y que cada alma considere cuánto ha obrado para el mañana. Tengan temor de Allâh, porque Allâh está bien informado de cuanto hacen” [Sûrah Al-Hashr (59), âyah 18].

Por último, señala el Qurân: “¡Oh, creyentes! Tengan temor de Allâh y hablen solo con la verdad. Él hará virtuosas sus obras y perdonará sus pecados. Quien obedece a Allâh y a Su Mensajero obtendrá un triunfo grandioso” [Sûrah Al-Ahzâb (33), âyât 70 y 71].

Allâh con su Infinita Sabiduría nos hizo hermanos y en el ser humano un instinto (Al-Fitrah) que nos muestra hasta cierto punto lo que es correcto y lo que no lo es. No hay discrepancia entre los humanos, o al menos la mayoría de ellos, en que existe el bien y el mal. Por ende, existe lo bueno y lo malo. Cualquiera sabe que una persona puede estar actuando correcta o incorrectamente, según lo que esté haciendo.

Pero ¿Quién es el que nos define exactamente que es lo bueno y que es lo malo? Los seres humanos no somos iguales intelectualmente, y diferimos en la forma de pensar y razonar. Lo que es malo para tí puede ser agradable para mí. Y lo que a ti te desagrada puede que sea placentero para mí.

¿Quién sino el Creador entonces, puede definir con certeza lo bueno y lo malo? ¿Quién nos puede trazar una linea entre el bien y el mal? No hay más que Allâh, el Altísimo. Dice el Sagrado Qurân: “¿No va a saber Quien ha creado, Él, que es el Sutil, el Bien Informado?” [Sûrah Al-Mulk (67), âyah 14].

Sin duda, uno de los mayores actos de bondad que Allâh nos enseñó por medio de Su Libro y Su Mensajero (sallallâhu àlaihi wa sallam), es el Nasihah, querer el bien para los demás. Allâh nos muestra en Su Sagrado Libro, como Sus mensajeros fueron benévolos con los pueblos hacia los cuales fueron enviados, deseando para ellos todo tipo de bien, tanto mundano como en el Más Allá. Mostraron esta actitud incluso en los momentos más adversos. Mira la situación del Profeta Nûh (‘alaihis-salam), según narra el Qurân: “Enviamos Noé a su pueblo. Dijo: “¡Pueblo! ¡Servid a Allâh! No tenéis a ningún otro dios que a Él. Temo por vosotros el castigo de un día terrible. Los dignatarios de su pueblo dijeron: “Sí, vemos que estás evidentemente extraviado”. Dijo: “¡Pueblo! No estoy extraviado, antes bien he sido enviado por el Señor del universo. Les transmito el Mensaje de mi Señor y les aconsejo para su bien, puesto que sé acerca de Dios lo que ustedes ignoran” [Sûrah Al-A’raf (7), âyât 59 a 62].

También revisar la historia del Profeta Hûd (‘alaihis-salam): “Al pueblo ‘Ad le envié a su hermano Hûd [como Profeta]. Les dijo: “¡Oh, pueblo mío! Adoren a Allâh, pues no existe otra divinidad salvo Él. ¿Acaso no van a tener temor [de Allâh]?. Los nobles que no creyeron de su pueblo le dijeron: “Te vemos en una insensatez, y creemos que eres un mentiroso”. Dijo [Hûd]: “¡Oh, pueblo mío! No estoy en ninguna insensatez, solo soy un Mensajero enviado por el Señor del universo, que les transmito el Mensaje de mi Señor y yo soy un consejero leal” [Sûrah Al-A’raf (7), âyât 65 a 68].

Allâh nos enseñó, por medio de los Anbiyâ, que encluso cuando después de haber aconsejado a alguien, éste cayó en problemas por haber hecho caso omiso de tu consejo, no debes ni estar feliz ni burlarte de él. Deber sentir un dolor por él. Cuando el pueblo de Sâlih (‘alaihis-salam) fue destruido por su corrupción y perversión, la reacción de Sâlih fue como Allâh describió: “Los destruyó un temblor, y amanecieron en sus casas [muertos] caídos de bruces. [Sâlih] se apartó de ellos diciendo: “¡Oh, pueblo mío! Les transmití el Mensaje de mi Señor y les aconsejé para su bien, pero ustedes no aprecian a quienes los aconsejan” [Sûrah Al-A’raf (7), âyât 78 y 79].

La historia de Shuaib (‘alaihis-salam) no fue muy diferente. Dice Allâh en el Qurân: “Fue como si los que habían desmentido a Shuaib no hubieran habitado en ellas. Los que habían desmentido a Shuaib fueron los que perdieron. Se alejó de ellos y dijo: “¡Oh, pueblo mío! Les transmití el Mensaje de mi Señor y los aconsejé para su bien. ¿Por qué iba a sentir pena por un pueblo que persistió en la incredulidad?” [Sûrah Al-A’raf (7), âyât 92 y 93].

Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) educó a sus compañeros para que tuvieran esa cualidad, el Nasihah. Dijoel Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “No es creyente uno de ustedes, hasta que no quiera para su hermano lo que quiera para sí mismo”.

La mejor persona, el mejor tipo de Nasihah, es el que vela por el bienestar en Mas Allá, y no solo mundanal. El bienestar en el Âjirah es un bienestar eterno mientras que el del Dunia termina.

Ayudémonos mutuamente en este camino largo y a veces difícil. Ayudémonos a ser de aquellos que complacen a Allâh día y noche. Ayudémonos mutuamente a alejarnos de los pecados y los vicios, a tener un ambiente ameno y sano, donde acercarse al Creador se hace fácil.

Dice Allâh en el Qurân: Juro por el tiempo que los seres humanos están en la perdición, excepto aquellos que crean, obren rectamente, y se aconsejen mutuamente con la verdad y con la paciencia [ante las adversidades] [Sûrah Al-‘Asr (103)].

Hermanos y hermanas, roguemos a Allâh para que nos permita aprender, entender y practicar estas enseñanzas. Amîn.

Assalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakâtuh