Súplicas Al Señor De La Creación Ante La Tribulación Del COVID-19

[su_button url=»https://www.radioislam.cl/wp-content/uploads/2020/04/Súplicas-al-Señor-de-la-creación-durante-la-tribulación-del-COVID-19.pdf» target=»blank» style=»flat» background=»#338770″ color=»#ffffff» size=»4″ wide=»yes» center=»yes» icon=»icon: file-pdf-o» text_shadow=»0px 0px 0px #000000″ desc=»Descargar en PDF»]DESCARGAR ARTÍCULO COMPLETO EN PDF[/su_button]

15 de Abril de 2020

22 de Sha’bân de 1441

الحمد لله والصلا ة والسلام على رسول الله صلى الله عليه وسلم

La Pandemia del Coronavirus ha resultado ser un evento tan importante, que no tiene precedentes en nuestras vidas. No solo es un riesgo para nuestra salud y bienestar, sino que ha traído consigo muchos otros desafíos y preocupaciones. Ya sea, las cuarentenas, los bloqueos, el miedo, las preocupaciones financieras, la incertidumbre sobre lo que depara el futuro, así como muchas otras preocupaciones.

Alhamdulillâh, nosotros, como musulmanes, tenemos los Tesoros del Sagrado Qurân y de La Sunnah, en los que encontramos numerosas súplicas poderosas que nos ayudarán a navegar a través de estas aguas desconocidas y superar estos muchos desafíos y preocupaciones. No puede haber súplicas más potentes que las palabras del Sagrado Qurân y las palabras del Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam), con la condición de que se recite con la certeza y la convicción correctas.

En estas pocas páginas, se han compilado algunas de estas súplicas que se consideradan adecuadas para nuestra situación actual.

Tenga en cuenta que estos Du‘â no están destinadas a reemplazar, sino que complementan los Du‘â, wadhîfah y las Sûrah, que estamos acostumbrados a recitar durante la mañana, la tarde y en otros momentos.

Que Allâh acepte a todos nuestros Du‘â y nos saque ilesos de esta dificultad. Âmîn.

Súplicas Que Nos Ayudarán A Superar Este Difícil Período

Allâhumma înnî a‘ûdhu bika minal-barasi wal-ÿunûni wal-ÿudhâmi wa min saîyil-asqâm.

اَللّٰهُمَّ إِنِّيْ أَعُوْذُ بِكَ مِنَ البَرَصِ وَالْجُنُوْنِ وَالجُذَامِ وَمِنْ سَيِّئِ الْأَسْقَامِ (أبو داود)

¡Oh Allâh! Busco tu protección contra la lepra, la locura y las enfermedades graves. [Abû Dawûd].
Allâhumma înnî as-aluka al-‘âfîah fîd-duniâ wal-âjirah. Allâhumma înnî as-aluka al-‘âfîah fî dînî wa duniâya wa ahlî wa mâlî. Allâhummastur ‘aurâtî wa âmin rauwâtî. Allâhummahfadhnî min baini yadaiya wa min jalfî wa ‘an yamînî wa ‘an shimâlî wa min fauqî wa a‘ûdhu bi‘athamatika an ‘ugtâla min tahtî.

اَللّٰهُمَّ إِنِّي أَسْأَلُكَ الْعَافِيَةَ فِي الدُّنْيَا وَالْآخِرَةِ اللّٰهُمَّ إِنِّي أَسْأَلُكَ الْعَفْوَ وَالْعَافِيَةَ فِي دِينِيْ وَدُنْيَايَ وَأَهْلِيْ وَمَالِيْ اللّٰهُمَّ اسْتُرْ عَوْرَاتِيْ وَآمِنْ رَوْعَاتِيْ اللّٰهُمَّ احْفَظْنِىْ مِنْ بَيْنِ يَدَيَّ وَمِنْ خَلْفِيْ وَعَنْ يَمِينِيْ وَعَنْ شِمَاليْ وَمِنْ فَوْقِيْ وَأَعُوْذُ بِعَظَمَتِكَ أَنْ أُغْتَالَ مِنْ تَحْتِيْ (أبو داود)

¡Oh Allâh! Te pido seguridad en este mundo y en el más allá. ¡Oh Allâh! Te pido perdón y seguridad en mis asuntos religiosos y mundanos, en mi familia y en mi riqueza. ¡Oh Allâh! Esconde mis faltas y calma mis temores. ¡Oh Allâh! Protégeme desde el frente, desde detrás de mí, desde mi derecha y mi izquierda y desde arriba de mí y busco protección en tu grandeza para que no te tome por debajo de mí. [Abû Dawûd].
Lâ ilâha îlla anta subhânaka înnî kuntu minadh-dhâlimîn.

لَا إِلَهَ إِلَّا أَنْتَ سُبْحَانَكَ إِنِّي كُنْتُ مِنَ الظَّالِمِنَ (سورة الأنبياء)

No hay Dios excepto Tú (¡Oh Allâh!). Verdaderamente he sido de los malhechores. [Sûrah Al-Anbiyâ].
El Profeta Muhammad ﷺ dijo: “¿Puedo contarles acerca de tal súplica, que, si se hace en el momento en que cualquier dolor y sufrimiento del mundo caiga sobre cualquiera de ustedes, eliminará el dolor y el sufrimiento?” Se dijo: “¡Por favor hazlo!” Él ﷺ dijo: “La súplica de Yûnus (‘alaihis-salam) لَا إَلَهَ إَلَّا أَنْتَ سُبْحَانَكَ إَنِّي كُنْتُ مِنَ الظَّالِمِينَ [Sunan Al-Kubra, Nasâ-î].
Rabbanâ dhalamnâ anfusanâ wa illam tagfir lanâ wa tarhamnâ lanakûnanna minal-jâsirîn.

رَبَّنَا ظَلَمْنَا أَنْفُسَنَا وَإِنْ لَمْ تَغْفِرْ لَنَا وَتَرْحَمْنَا لَنَكُونَنَّ مِنَ الْخَاسِرِينَ (سورة الأعراف)

¡Oh Nuestro Señor! Nos hemos hecho daño y si no nos perdonas, seremos de los perdedores. [Sûrah Al-â’râf].
Astagfirullâh Alladhî lâ ilâha îlla huwal-haiyul-qaîyûm wa atûbu îlaihi.

أَسْتَغْفِرُ اللّٰهَ الَّذِيْ لَا إِلَهَ إِلَّا هُوَ الحَيُّ القَيُّوْمُ وَأَتُوْبُ إَلَيْهِ (الترمذي)

Busco el perdón de Allâh, Única Divinidad, el Eterno, el Sustentador de todo el Universo y me arrepiento ante Él. [At-Tirmidhî].
El Profeta Muhammad ﷺ dijo: “Quien frecuentemente busca el perdón de Allâh, Allâh eliminará todas sus limitaciones, eliminará su dolor y lo proveerá de caminos inesperados” [Abû Dawûd].
haiyu yâ qaiyûm birahmâtika astagîth.

يَا حَيُّ يَا قَيُّوْمُ بِرَحْمَتِكَ أَسْتَغِيْثُ (الترمذي)

¡Oh el Eterno! ¡Oh Sustenteador de todo el Universo! por tu misericordia suplico ayuda. [At-Tirmidhî].
Allâhumma rahmataka arÿû falâ takilnî ila nafsî tarfata ‘aîn wa aslih li sha-nî kullah lâ ilaha illa anta.

اللّٰهُمَّ رَحْمَتَكَ أَرْجُوْ فَلَا تَكِلْنِيْ إِلَى نَفْسِيْ طَرْفَةَ عَيْنٍ وَأَصْلِحْ لِيْ شَأْنِيْ كُلَّهُ لَا إِلَهَ إِلَّا أَنْتَ (أحمد)

¡Oh Allâh! No espero nada más que Tu misericordia, así que no me dejes solo ni por un momento y pon todos mis asuntos en orden. No hay divinidad excepto Tú. [Ahmad].
Lâ ilaha illallâh al-‘adhîm al-halim lâ ilaha illallâh rabbus-samawâti wal-ard wa rabbul-‘arshi al-‘adhîm.

لَا إِلَهَ إِلَّا اللّٰهُ العَظِيْمُ الحَلِيْمُ لَا إِلَهَ إِلَّا اللّٰهُ رَّبُّ السَّمَوَاتِ وَالأَرْضِ وَرَبُّ العَرْشِ العَظِيْمِ (البخاري)

No hay divinidad excepto Allâh, el Grande, el Tolerante. No hay divinidad excepto Alâh, el Señor de los cielos y la tierra y el Señor del Gran Trono. [Al-Bujârî].
El Profeta Muhammad ﷺ había prescrito estas súplicas a cualquier persona que experimente preocupación y dolor.
Fallâhu jairun hâfidhan wa huwa arhamur-râhimîn.

فَاللّٰهُ خَيْرٌ حَافِظًا وَهُوَ أَرْحَمُ الرَّاحِمِيْنَ (سورة يوسف)

Allâh es el mejor guardián y Él es el Más Misericordioso. [Sûrah Yûsuf].
haula wa la qûwata illa billâh wa lâ manÿâ minallâhi illa ilaihi.

لَا حَوْلَ وَلَا قُوَّةَ إِلَّا بِاللّٰهِ وَلَا مَنْجَى مِنَ اللّٰهِ إِلَّا إِلَيْهِ (الترمذي)

No hay fuerza ni poder excepto con Allah y no hay refugio de Allâh sino en Él. [At-Tirmidhî].
El Profeta Muhammad ﷺ describió لَا حَوْلَ وَ لَا قُوَّةَ إِلَّا بِاللّٰهِ como un tesoro de los tesoros del Paraíso. [Bujari]. Mak-hûl (rahmatullâhu ‘alaihi) dijo: “Quienquiera que recite esta súplica, Allâh le quitará setenta daños, siendo el menor la pobreza”. [Tirmidhî].
Hasbunallâh wa ni’mal-wakîl

حَسْبُنَا اللّٰهُ وَنِعْمَ الوَكِيلُ (سورة آل عمران)

Allâh es suficiente para nosotros y cuán maravilloso es tenerlo como el Ser a Quien Le confiamos nuestros asuntos. [Sûrah Âli ‘Imrân].
Ibn ‘Abbâs (radiallâhu ‘anhu) dijo: “Ibrâhîm (‘alaihis-salam) pronunció estas palabras cuando fue arrojado al fuego y Muhammad ﷺ pronunció estas palabras cuando la gente le dijo: “los ejércitos se habían reunido contra ti, así que tenles miedo” [Bujari].
Allâhummakfinî bihalâlika ‘an harâmika wa agninî bifadlika ‘amman siwâk.

اللّٰهُمَّ اكْفِنِيْ بِحَلَالِكَ عَنْ حَرَامِكَ وَأَغْنِنِيْ بِفَضْلِكَ عَمَّنْ سِوَاكَ (الترمذي)

¡Oh Allâh! Concédeme suficiente halâl para que no me entregue al harâm y, por Tu Gracia, hazme independiente de todos menos de Ti. [At-Tirmidhî].
El Profeta Muhammad ﷺ dijo que quien recita esta súplica, Allâh pagará sus deudas incluso si sus deudas son como una montaña. [Tirmidhî].
Allâhummagfirlî dhanbî wa wasi’ lî fî dârî wa bârik fî li rizqî

اللّٰهُمَّ اغْفِرْ لِيْ ذَنْبِيْ وَوَسِّعْ لِيْ فِيْ دَارِيْ وَبَارِكْ فِيْ لِي رِزْقِيْ (ابن أبي شيبة)

¡Oh Allâh! Perdona mis pecados, haz que mi hogar sea espacioso y bendíceme en mi sustento. [Ibn Abî Shaibah].
El Profeta Muhammad  ﷺ dijo: “¿Crees que esta súplica se ha perdido (pidiendo algo bueno de este mundo o de aquí en adelante)?” [Tirmidhî].
Allâhumma innî a‘ûdhu bika min zawâli ni’matika wa tahauwuli ‘âfîatika wa fuÿâ-ati niqmatika wa ÿamî‘i sajatika.

اللّٰهُمَّ إِنِّي أَعُوْذُ بِكَ مِنْ زَوَالِ نِعْمَتِكَ وَتَحَوُّلِ عَافِيَتِكَ وَفُجَاءَةِ نِقْمَتِكَ وَجَمِيعِ سَخَطِكَ (مسلم)

¡Oh Allâh! En verdad busco Tu protección de la extinción de Tus recompensas y del cambio del estado de seguridad, y de Tu castigo repentino y de Tu disgusto. [Muslim].
Allâhumma innî a‘ûdhu bika minal-hammi wal-hazani wa a‘ûdhu bika minal-‘aÿzi walkasali wa a‘ûdhu bika minal-ÿubni wal-bujli wa a‘ûdhu bika min galabatid-daîni wa qahrir-riÿâl.

اللّٰهُمَّ إِنِّي أَعُوْذُ بِكَ مِنْ الْهَمِّ وَالْحَزَنِ وَأَعُوْذُ بِكَ مِنَ الْعَجْزِ وَالْكَسَلِ وَأَعُوْذُ بِكَ مِنَ الْجُبْنِ وَالْبُخْلِ وَأَعُوْذُ بِكَ مِنْ غَلَبَةِ الدَّيْنِ وَقَهْرِ الرِّجَالِ (أبو داود)

¡Oh Allâh! Busco Tu protección contra la ansiedad y el dolor y busco Tu protección contra la impotencia y la pereza, y busco Tu protección contra la cobardía y la avaricia y busco Tu protección de ser abrumado por las deudas y de ser abrumado por los hombres. [Abû Dawûd].
En una ocasión, el Profeta Muhammad ﷺ entró en la Mezquita y encontró a Abû Umamah (radiallâhu ‘anhu) sentado. Rasûlullâh ﷺ le preguntó por qué estaba allí. Él respondió: “Debido a las preocupaciones y las cargas financieras. ¡Oh Mensajero de Allah!” El Profeta ﷺ le prescribió esta súplica. Abû Umamah (radiallâhu ‘anhu) diría después: “Recité esta súplica y Allâh eliminó mis preocupaciones y mi carga financiera”. [Abû Dawûd].
Rabbanâ lâ taÿ‘alnâ fitnatan lilqaumidhdhâlimîn wa naÿ-ÿinâ birahmatika minal-qaumil-kâfirîn.

رَبَّنَا لَا تَجْعَلْنَا فِتْنَةً لِلْقَوْمِ الظَّالِمِيْنَ وَنَجِّنَا بِرَحْمَتِكَ مِنَ الْقَوْمِ الْكَافِرِيْنَ (سورة يونس)

¡Oh Señor Nuestro! No nos hagas víctimas de las personas injustas y sálvanos, por Tu Misericordia, de las personas incrédulas. [Sûrah Yûnus].
Allâhumma innâ naÿ‘aluka fî nuhûrihim wa na‘ûdhu bika min shurûrihîm.

اللّٰهُمَّ إِنَّا نَجْعَلُكَ فِي نُحُوْرِهِمْ وَنَعُوْذُ بِكَ مِنْ شُرُوْرِهِمْ (أبو داود)

¡Oh Allâh¡ Te ponemos en frente de ellos (nuestros enemigos) y buscamos Tu protección contra su maldad. [Abû Dawûd].