Ajlâq, la buena conducta

Viernes, 27 de Agosto de 2021

Ÿumu‘ah, 18 de Muharram de 1443

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Hermanos y hermanas, la Jutbah de hoy gira en torno a un dicho de Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) que dice: “Compórtate con la gente de la mejor manera”.

Un beduino dijo: “¡Oh, Mensajero de Allâh! Quiero que mi îmân sea completo”. Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) respondió: “Embellece tu ajlâq y tu îmân estará completo”.

De entre todos nuestros actos de adoración, uno de los más importantes es nuestro ajlâq, es decir nuestra conducta y modales. Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) solía decir: “La cosa más pesada en la Balanza en el Día del Juicio Final será la buena conducta”. Uno puede cumplir con todos sus actos de adoración, pero si tiene una conducta desagradable, su îmân no estará completo.

Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) era quien poseía el más noble carácter, era el más generoso y temeroso de Allâh, por eso Allâh lo elogió en el Qurân diciendo: “Y estás hecho de un carácter magnánimo” [Sûrah Al-Qalam (68), âyah 4]. El mismo diría: “La creación es la familia de Allâh, y la mejor persona ante Allâh es aquel que beneficia a la creación de Allâh”.

Narraron Abû Dharr y Mu‘âdh Ibnu Ÿabal (radiallâhu ‘anhumâ) que el Enviado de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Teme a Allâh donde quiera que te encuentres. Si cometes un pecado, haz inmediatamente una buena acción que borre la falta anterior, y compórtate con la gente de la mejor manera”.

También dijo el Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Las obras más queridas para Allâh son: introducir la alegría en el corazón de un musulmán, levantarle alguna dificultad, disiparle algún temor o miedo o hacerse cargo de alguna deuda suya”.

El Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo en una ocasión: “Los creyentes que más completo tienen su Imân son los que poseen el mejor carácter”.

La persona con buena conducta es siempre apreciada, amada y querida. La gente se beneficia de su presencia, de sus palabras y de su silencio. Nuestro Dîn exige buenos modales y una buena conducta. Si mejoramos nuestra conducta, avanzamos en nuestra religión.

Hermanos y hermanas, quiera Allâh darnos la capacidad y el éxito para aprender e inculcar el hermoso carácter de nuestro querido Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) en nuestras vidas

Assalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakâtuh