Eid Al Fitr Mubarak

2 de Mayo de 2022

1 de Shauwâl de 1443

Imam: Sh. Sulayman E. Jada

Allâhu akbar, Allâhu akbar, Allâhu akbar, 
lã ilâha illallâh Allâhu akbar, Allâhu akbar wa lillâhil-hamd.
Allâh es Grande, Allâh es Grande, Allâh es Grande. 
No hay dios excepto Allâh. Allâh es Grande, Allâh es Grande. 
A Allâh pertenece toda la Alabanza.

Alabamos a Allâh, nuestro Señor, secreta y abiertamente y siempre… Alabamos a Allâh, nuestro Señor, porque somos musulmanes, mientras que muchas personas Lo niegan… Alabamos a Allâh, nuestro Señor, que nos favoreció con la bondad de la paz, mientras que muchas personas no tienen tranquilidad… Alabamos a Allâh, nuestro Señor, que nos dio algo de beber y comer, mientras que muchas personas no tienen que beber o que comer… Alabamos a Allâh, nuestro Señor, que nos dio el taufiq, la habilidad, la capacidad y la buena salud de completar un mes de Ramadân ayunando… Alabamos a Allâh, nuestro Señor, que es el Karîm, Quien da con generosidad a quien no merece, y es el Ÿawâd, Quien es inmensamente generoso.

Atestiguamos que no hay dios más que Allâh, Uno y Único, Quien no tiene coparticipe, y este testimonio beneficiará el siervo aquel Día que no beneficiará a él ni sus bienes ni sus hijos… Atestiguamos que nuestro líder, nuestro querido, nuestro amado, Muhammad bin ‘Abdullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) es el Mensajero y Siervo de Allâh. ¡Oh, Señor nuestro! Haz llegar a él nuestros saludos en este momento. ¡Oh, Señor nuestro! No nos prives de verlo en el Paraíso. Allâhumma salli ‘ala saiyidinâ Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam).

Pido a Allâh, Quien nos reunió en este Bendito Día en Su obediencia, que nos reúna junto con Su amado Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) en Ÿannatul-Firdaus. Amîn.

Felicidades para aquellos quienes dirigieron su rostro hacia Allâh, Uno y Único. Felicidades para aquellos estómagos que quedaron hambrientos por la causa de Allâh. Felicidades para aquellos hígados que quedaron sedientos buscando la complacencia de Allâh. Y éxito para aquellos pies que quedaron  parados en las noches adorando a su Creador. Allâh hizo harâm el Infierno para aquellos ojos que derramaron lágrimas por el temor de Allâh.

Qué pena, se nos fue el mes de Ramadân, el mes del ayuno, del Qurân, de la generosidad, de la bondad.

Queridos hermanos y hermanas, hoy es un día grandioso, un día auspicioso, hoy es su ‘îd, hoy se anunciarán los resultados y se distribuirán lo premios. Hoy quienes se esforzaron y trabajaron duro en Ramadân serán felices.

Este es solamente un pequeño premio entre las grandes recompensas y premios que Allâh entregará en el Âjirah a Sus siervos ayunantes.

Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo que Allâh Subhanahu wa Ta‘âlâ dice: “Toda obra que realice el hijo de Âdam es para él, excepto el ayuno que es para Mí y Yo recompenso por él”. Hasta que dice Allâh: “El ayunante tiene dos momentos de alegría: Al romper su ayuno, y cuando se encuentra con su Señor” y su Señor será feliz por su ayuno.

Ahora veamos los distintos momentos de alegría que ayunante experimentará en el Âjirah:

La alegría del ayunante en el Âjirah, porque no hay ninguna otra alegría que se pueda comparar. Su alegría por el éxito de sus elevados rangos alcanzados en el Paraíso. La alegría que hará olvidar al ayunante de todo tipo de miseria y fatiga que el experimentó en el Dunia. Su alegría por lo que verá de lo que había anticipado en su vida. Como Allâh dice: “El bien que adelantéis en vuestro favor lo encontrareis junto a Allâh. Eso es mejor y posee más recompensa” [Sûrah Al-Muzzammil (73), âyah 18], y dice también: El día que cada ser vea el registro de todo bien y de todo mal que haya producido [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyah 30].

El ayunante será feliz cuando se encuentre con su Señor, cuando su Señor le otorgue recompensas y premios que nunca ha visto o pensado. Como Allâh dice: “¡He preparado para Mis siervos justos lo que ningún ojo ha visto jamás, ni oído alguno ha escuchado, ni ha pasado por la imaginación de nadie! Recitad si queréis: “Nadie sabe la frescura de ojos que le espera como recompensa por lo que hicieron”. [Bujari y Muslim].

¡Oh, ayunante! Imagina a ti mismo parado frente de tu Señor y encuentras tu registro de obras pesado como las montañas, lleno de buenas obras y hasanât, en cambio por tu ayuno, tu salâh, tu zakâh y tu sâdaqah, pero de pronto, a penas de recibir todo esto, tú tienes miedo porque cometiste tal o cual pecado, tal falta y tienes miedo que esos pecados y faltas van a devorar todas tus hasanât, no sabes que va a pasar y de pronto vienen a tu rescate tu ayuno y tu recitación del Qurân, pues los dos intercederán para ti y pedirán del Perdonador que te perdone, como lo explica Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “El ayuno y el Qurân intercederán por la persona obediente. El ayuno dirá: “¡Oh, Allâh! Yo lo abstuve de comer y beber durante el día, acepta mi intercesión por él”. El Sagrado Qurân dirá: “¡Oh, Allâh! Yo le negué el sueño en las noches, acepta mi intercesión por él”. De este modo la intercesión de ambos será aceptada. [Musnad Ahmad y Tabarani].

El ayunante experimentara alegría y dicha cuando frote su mano por la frente (expresión de alivio) y compruebe que todo tipo de fatiga, enfermedad, malestar, penumbra, tristeza, angustia y ansiedad que él experimentaba en su vida de este mundo. Ahora vivirá lleno de bondades y nunca experimentará ningún tipo de enfermedad o muerte.

Como dijo el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) en un hadîth narrado por Muslim: “Cuando la gente entre al Paraíso, les dirá un heraldo: “Aquí viviréis y nunca moriréis, estaréis sanos y nunca enfermaréis seréis jóvenes y nunca envejeceréis, tendréis toda clase de favores y nunca pasaréis apuros”.

Otra alegría para el ayunante en el Âjirah será cuando se encuentre con su Señor, a Quien él amaba y con quien esperaba encontrarse con él toda su vida mientras estaba en el Dunia, pues la felicidad y la ni’mah más grande y más hermosa será cuando el creyente vea a su Creador, a su Rabb, con sus ojos como solían ver el sol y la luna en el Dunia. Como dijo Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Cuando la gente del Ÿannah entre en el mismo, Allâh Altísimo dirá: “Queréis que os incremente algo” contestarán: “¿Es que no haz iluminado nuestros rostros de blanco? ¿Es que no nos has hecho entrar en el Ÿannah salvándonos del fuego?” Entonces el Altísimo se descubrirá el velo y no les habrá dado nada más querido para ellos que la mirada a su Señor”.

¡Oh, Allâh! Te pedimos el placer de ver a Tu bendito rostro y el entusiasmo de encontrarse contigo.

Eso es la recompensa y premio del ayuno preparado por el Karim para sus siervos ayunantes.

Hermanos y hermanas, como estamos celebrando el ‘Îd hoy en ‘âfiah y paz no nos olvidemos a nuestros hermanos y hermanas que están sufriendo en distintas partes del mundo. Pedimos a Allâh que devuelve la paz a todos los países musulmanes y que nos dé el taufiq de volver a todos los musulmanes a su Dîn como corresponde y que nos dé el taufiq a experimentar otro mes de Ramadân mientras estamos en ‘âfiah y paz.

Por último, hoy debemos pedir uno al otro el perdón desde lo más profundo de nuestros corazones por cualquier cosa que hayamos hechos o dicho a nuestros hermanos y hermanas musulmanes.

TAQABBALALLÂH  MINNA  WA  MINKUM