El mejor ante Allâh, es quién beneficia a Su creación

Viernes 17 de Septiembre de 2021

Ÿumu‘ah 9 de Safar de 1443

Imam: Sh. Yusuf G. Hoosen

Dice Allâh en el Sagrado Qurân: “Y daban de comer, a pesar de su propia necesidad y apego a ello, al pobre, al huérfano y al cautivo. No os alimentamos sino por la faz de Allâh, no buscamos en vosotros recompensa ni agradecimiento. Realmente tememos de nuestro Señor un día largo, penoso. Allâh los habrá librado del mal de ese día y les dará resplandor y alegría. Su recompensa por haber tenido paciencia es un jardín y seda” [Sûrah Al-Insân (76), âyât 7 a 12].

El Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “La creación es la familia de Allâh, y la mejor persona ante Allâh es aquel que beneficia la creación de Allâh”. La cualidad que destaca un musulmán es que él beneficia a los demás sin esperar de recibir algo en cambio de ellos sino busca la complacencia de  Allâh.

Ibn ‘Umar (radiallâhu ‘anhu) narró que un hombre se presentó ante el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) preguntándole: “¡Oh Mensajero de Allâh! ¿Quiénes son los más queridos por Allâh?”. El Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) le respondió: “La gente que está siempre en la ayuda de otra persona, para quienes solucionar un problema de su hermano es más querido por Allâh que aquel que hace I’tikâf (quedar en la mezquita en retiro espiritual) por un mes en mi mezquita. A quién ayuda a su hermano musulmán en sus problemas, Allâh llenará su corazón con felicidad y afirmará sus pies en el Día que lo pies resbalarán”.

Por otra parte, dijo el Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Las obras más queridas para Allâh son: introducir la alegría en el corazón de un musulmán, levantarle alguna dificultad, disiparle algún temor o miedo o hacerse cargo de alguna deuda suya”.

Narraron Hâkim, Baihaqî y Tabranî (rahmatullâhi ‘alaihum) que después de la muerte del Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam), Ibn ‘Abbâs (radiallâhu ‘anhumâ) estaba en I’tikâf en la mezquita de Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) y llegó un hombre, lo saludó y se sentó. Ibn ‘Abbâs (radiallâhu ‘anhumâ) le preguntó: “¿Porque te veo tan triste?”. Respondió el hombre: “Adquirí una deuda con alguien y debo pagarle lo antes posible, pero no sé cómo voy a solucionar este problema”. Ibn ‘Abbâs (radiallâhu ‘anhumâ) dijo: “¿Quieres que hable con esa persona para que te dé más plazo?”. El hombre respondió: “Eso me gustaría mucho y sería muy bueno para mí porque tendría más tiempo para juntar el dinero y pagar mi deuda”. Ibn ‘Abbâs (radiallâhu ‘anhumâ) Respondió con lágrimas en sus ojos: “Yo escuché a quien habita en esta tumba (el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam)) diciendo: “Para aquélla persona que ayuda a su hermano en su problema hasta que sale de él, eso será mejor para él que diez años de I’tikâf, y quién hace una noche de I’tikâf solamente para complacer a su Señor, Allâh pondrá entre él y el Fuego del Infierno tres fosos, y la distancia de cada foso será como la distancia entre el Este y el Oeste”.

En una ocasión dijo El Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Una persona calmó la sed de un perro, y esta acción fue un medio para su perdón”. De este hadîth aprendemos que por beneficiar los animales podemos obtener el perdón, entonces ¿cuánto no nos recompensará Allâh por beneficiar un ser humano?

Hermanos y hermanas, quiera Allâh darnos la capacidad y el éxito para aprender e inculcar estas invaluables enseñanzas en nuestras vidas. Amîn.