La caridad y la limosna como medios para acercarnos a Allâh

Descargar Jutbah en español

Viernes 14 de Enero de 2022

Yumu’ah 11 de Ÿumâdal-Ûlâ de 1443

Imam: Sh. Muthana Soud Fajreldin

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Respetados hermanos y hermanas, dice Allâh Altísimo en el Sagrado Qurân: “¡Creyentes! Gastad de lo que os damos antes de que llegue un día en el que no haya comercio ni amistad y nadie pueda interceder por nadie” [Sûrah Al-Baqarah (2), âyah 254]. Dice también: “A los que den y a las que den con generosidad y le hagan a Allah un hermoso préstamo, éste les será multiplicado y tendrán una generosa recompensa” [Sûrah Al-Hadid (57), âyah 18].

Dijo nuestro amado Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “La caridad borra las faltas tal como el agua apaga el fuego”.

Hermanos y hermanas la Jutbah de hoy trata sobre la caridad y la limosna como medios para acercarnos a Allâh Subhanahû wa Ta‘âlâ.

Allâh, con su Inmensa Misericordia, nos facilitó muchas maneras de hacer el bien y muchos medios para lograr Su complacencia. Una de las maneras es la sâdaqah, es decir la caridad o la limosna.

Allâh el Misericordioso y Compasivo, nos ordenó adquirir estas cualidades para embellecer con ellas nuestra relación con nuestros semejantes. Una forma de demostrar misericordia y compasión es preocuparse por ayudar -en la medida de lo posible- a quienes pasan por una situación difícil.

Allâh Ta‘âlâ nos exhorta a dar de lo que Él nos dio, para complacerlo a Él y para aliviar a las personas necesitadas o afligidas. Todo lo que un musulmán da -sea poco o mucho-, con la sincera intención de complacer a Allâh, será para su beneficio en esta vida y en la otra, porque la caridad atrae a la bendición de Allâh, así como es un medio para borrar las faltas. Dijo Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “La caridad borra las faltas tal como el agua extingue el fuego”. Además, el Enviado de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) nos informó que el dinero no disminuye cuando gastamos parte de este en caridad. Es cierto que aparentemente disminuye su cantidad, pero Allâh bendecirá lo restante para que sea suficiente para nuestras necesidades.

Hermanos y hermanas, la Misericordia de Allâh es muy grande, y por eso Él no privó a nadie de la posibilidad de obtener la recompensa de la caridad, incluso quien no tiene nada para dar. En un hadîth se menciona que incluso recibir a tu hermano con un rostro sonriente o una palabra bella pueden ser caridad.

La caridad nos protege de la ira de Allâh Altísimo y es una acción que abre las puertas de la facilidad para todos nuestros asuntos.

Un hadîth señala los siete tipos de personas que estarán bajo la Sombra de Allâh cuando no haya más sombra que la Suya, entre ellos está la persona que da limosna con tal sinceridad que su limosna quede entre él y Allâh sin que se entere de ella nadie más.

Hermanos y hermanas, rogamos a Allâh para que nos guíe hacia las acciones que más Le complacen, que acepte nuestras buenas obras y pase por alto nuestras faltas. Âmîn.

Assalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakâtuh