La preparación para recibir el mes de Ramadân

Descargar Jutbah en español

Viernes 18 de Febrero de 2022

Yumu’ah 18 de Rayab de 1443

Imam: Hf. Mustafa Al Marzuk

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

De entre los muchos favores de Allâh Altísimo sobre Sus siervos, nos dio temporadas y estaciones grandiosas para aumentar las buenas obras. En estas temporadas Allâh perdona los pecados y aumenta la recompensa y hace descender Su Misericordia sobre Sus siervos creyentes.

Algunas de estas temporadas llenas de bendiciones, son los meses en los que estamos ahora, como el mes de Raÿab y próximamente estaremos en Sha’bân y, sin darnos cuenta, pronto estaremos a las puertas del bendito mes de Ramadân, el mes de del ayuno, el mes de levantarse en oraciones durante la noche, es el mes de la caridad y la generosidad, es el mes de la liberación del Fuego del Infierno, es el mes de la sana competencia entre los creyentes para hacer las buenas obras buscando la complacencia de Allâh. Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) daba las buenas noticias a sus compañeros (radiallâhu ‘anhum) de la cercanía de este mes bendito y les incentivaba a esforzarse y prepararse para su llegada, aumentando las buenas obras como el salâh nâfl (las oraciones voluntarias), dar sâdaqah (caridad), tener paciencia en la obediencia de Allâh, desarrollar el buen carácter, aumentar el Dhikr de Allâh y la lectura y recitación del Qurân.

Por lo anterior, veremos cuales son las acciones que podemos realizar para estar preparados para la llegada de este bendito mes.

En la Sunnah de Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) se practica el ayuno de los lunes y jueves, porque en estos dos días se eleva el registro de nuestras acciones semanales hacia Allâh Altísimo, y el Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) amaba que sus acciones fueran presentadas mientras él estaba en ayuno.

También Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) nos enseñó como ganar la recompensa de ayunar eternamente. ‘Abdullâh Bin Amr Bin Al-‘As (radiallâhu ‘anhu) dijo que Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Ayunar tres días mensualmente, tiene la recompensa de ayunar eternamente”, porque la hasanah (la recompensa) se multiplica por diez.

Se recomienda también preocuparnos por nuestro salâh voluntario para acercarnos a nuestro Creador. Dice Allâh en el Sagrado Qurân: “Habrán triunfado los creyentes. Aquéllos que en su salâh están presentes y se humillan” [Sûrah Al-Mu’minûn (23), âyât 1 y 2].

Dijo Um Habibah (radiallâhu ‘anhâ) que escucho decir a Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam), que el creyente que realiza para Allâh doce  raka‘at voluntarios además de su salâh obligatorio, Allâh le construirá una casa en el Paraíso.

También podemos aumentar nuestro Du’â y pedir a Allâh que nos haga de la gente que pueda presenciar el mes de Ramadân con buena salud y tranquilidad. Se nos aconseja recitar: Allahumma barik lana fi raÿaba wa sha’ban wa baligna Ramadân (¡Oh Allâh! Bendícenos en Raÿab y Sha’bân y haznos llegar a Ramadân).

Se recomienda también aumentar nuestra lectura del Qurân y nuestro Dhikr. Dice Allâh Altísimo: Los que creen y tranquilizan sus corazones por medio del recuerdo de Allah. ¿Pues no es acaso con el recuerdo de Allah con lo que se tranquilizan los corazones? [Sûrah Ar-Râd (13), âyah 28].

Dijo Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Reciten el Qurân, ciertamente este libro será un medio de liberación en el Día del Qiyamah”. Dijo también: “Decir Subhanallâh, Al-hamdulillâh, lâ ilâha illallâh wallâhu akbar, es más amado para mí que todo el mundo y todo lo que contiene”.

Respetados hermanos y hermanas no seamos como las personas que solo rezan o ayunan o dan caridad o recitan el Qurân y buscan la complacencia de Allâh solamente en el mes de Ramadân, porque Allâh Altísimo es el Mismo durante todo el año esperando nuestras buenas obras para recompensarnos y perdonar nuestras faltas.

Quiera Allâh darnos la capacidad de prepararnos en estos benditos meses, para dar el recibimiento que merece el Sagrado Mes de Ramadân. Âmîn.

Assalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakâtuh