La protección de nuestro Dîn como musulmanes

Descargar Jutbah en español

Viernes 21 de Enero de 2022

Yumu’ah 18 de Ÿumâdal-Ûlâ de 1443

Imam: Sh. Muthana Soud Fajreldin

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Respetados hermanos y hermanas, dice Allah Altísimo: “Hoy os he completado vuestra Práctica de Adoración, he culminado Mi bendición sobre vosotros y os he aceptado complacido el Islam como Práctica de Adoración” [Sûrah Al-Mâ’idah (5), âyah 3].

Narró Ibn ‘Umar (radiallâhu ‘anhumâ) que el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Quien se asemeja a la gente de algún pueblo será uno de ellos”.

Allâh Altísimo nos bendijo con el Islam, Dîn que Él perfeccionó completando así Su Gracia con nosotros. Nuestro Dîn, por lo tanto, es completo y reúne para nosotros los motivos para una vida plena en este mundo, y una gran recompensa en el Otro Mundo.

Nuestro amado Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) recibió de Allâh la tarea de transmitir Su Mensaje, al igual que lo hicieran en su tiempo los mensajeros que le precedieron (‘alaihimus-salam). Por eso Allâh educó a Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) para que fuera una fiel representación de lo que Allâh quiere de Sus siervos, y es así como se convierte él en nuestro ejemplo a seguir en cada aspecto de nuestras vidas.

La vida de Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) es entonces un ejemplo a seguir, la puesta en práctica de las órdenes de Allâh y el ejemplo de Su Mensajero constituye la identidad de todo musulmán y de toda musulmana.

La integridad de todo musulmán está en intentar ser una muestra viva de las órdenes de Allâh y el ejemplo de su Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam).

La vida de los sahâbah (radiallâhu ‘anhum) es una clara muestra de ello. Por eso la gente entraba al Islam en masa al verlos, sin que hubiera la necesidad de largas charlas o invitaciones insistentes, la gente veía plasmada en ellos la manera correcta y equilibrada de vivir y convivir con el resto de la creación.

Por eso, es importante que cuidemos de nuestra identidad como musulmanes. Esto será en beneficio de nosotros mismos y un medio para que más gente entre en el Dîn del Islam buscando la Misericordia de Allâh Subhânhu wa Ta‘âlâ.

Hemos mencionado ya el hadîth de Ibn ‘Umar (radiallâhu ‘anhumâ) en que el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo que quien se asemeja a la gente de un pueblo será uno de ellos. Debemos por lo tanto tener como objetivo seguir el ejemplo de quienes vivieron según las órdenes de Allâh, es decir, el ejemplo del Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) y sus compañeros (radiallâhu ‘anhum). Que Allâh Altísimo nos ayude a cuidar nuestro Dîn y nuestra identidad y nos bendiga con Su Complacencia. Âmîn.

Assalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakâtuh