Ramadân, el Mes del Qurân

Descargar Jutbah en español

Viernes 8 Abril 2022

Yumu’ah 7 Ramadân 1443

Imam: Sh. Muthana Soud Fajreldin

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Respetados hermanos y hermanas, dice Allâh Altísimo en Su Libro Sagrado: “En el mes de Ramadân se hizo descender el Qurân, dirección para los hombres y pruebas claras de la Guía y del Discernimiento; así pues, quien de vosotros vea el mes, que ayune, y el que esté enfermo o de viaje que lo haga en otro momento, por el mismo número de días. Allâh quiere para vosotros lo fácil y no lo difícil, pero quiere que completéis el número (de días) y que proclaméis la Grandeza de Allâh por haberos guiado. ¡Ojalá seáis agradecidos!” [Sûrah Al-Baqarah (2), âyah 185]. Dice también: “Es cierto que esta Recitación guía a la vía más recta y trae para los creyentes que practican las acciones de rectitud las buenas nuevas de que tendrán una enorme recompensa” [Sûrah Al-Isrâ (17), âyah 9]. Dice también el Altísimo: “Y con el Qurân hacemos descender una cura y una misericordia para los creyentes, sin embargo, los injustos no hacen sino aumentar su perdición” [Sûrah Al-Isrâ (17), âyah 82]. Y dijo nuestro querido Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Recitad el Qurân ya que el Día del Juicio intercederá por su gente” [Muslim].

Respetados hermanos y hermanas, Allâh Altísimo nos dio la gran oportunidad de presenciar el Bendito Mes de Ramadân. Este mes, el mes del ayuno, la paciencia y la misericordia de Allâh, también es conocido como el mes del Qurân, porque fue durante este mes que empezó la revelación del Sagrado Qurân. Por eso dice Allâh Altísimo: “En el mes de Ramadân se hizo descender el Qurân, dirección para los hombres y pruebas claras de la Guía y del Discernimiento; así pues, quien de vosotros vea el mes, que ayune, y el que esté enfermo o de viaje que lo haga en otro momento, por el mismo número de días. Allâh quiere para vosotros lo fácil y no lo difícil, pero quiere que completéis el número (de días) y que proclaméis la Grandeza de Allâh por haberos guiado. ¡Ojalá seáis agradecidos!” [Sûrah Al-Baqarah (2), âyah 185]. Por esta razón, Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam), sus compañeros (radiallâhu ‘anhum), y la gente virtuosa en general, siempre demostraron un gran apego al Qurân durante el mes de Ramadân, incrementando su lectura en gran manera.

Se narra que Ÿibrîl (‘alaihis-salam) solía venir donde el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) para hacerle repasar todo lo que había sido revelado del Qurân cada mes de Ramadân. Los compañeros del Profeta Muhammad (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) también leían profusamente el Qurân durante el mes de Ramadân, lo mismo sus discípulos y sucesores. El imâm Malik (rahimahullâh), quien era de los grandes sabios de la jurisprudencia y el hadîth, solía dejar de lado el estudio de esas ciencias en Ramadân para concentrarse únicamente en la recitación del Qurân. El imâm Ash-Shafi‘î (rahimahullâh) recitaba dos veces el Qurân completo cada día de Ramadân (con su noche).

Respetados hermanos y hermanas, el Qurân es la palabra de Allâh y es la cura para nuestras almas, mientras nos mantengamos aferrados a él, tenemos esperanza de llegar a buen término, pero si nos alejamos de él no habrá nada que nos pueda mantener en el camino recto.

El Qurân es luz y guía en esta vida, es un compañero en la tumba para quien lo lea con frecuencia, y es un intercesor por nosotros ante Allâh. Dijo el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam): “Recitad el Qurân ya que el Día del Juicio intercederá por su gente”. Debemos por lo tanto hacer la firme intención de aprovechar el mes de Ramadân para fortalecer nuestro vínculo con la Palabra de Allâh Altísimo.

Rogamos a Allâh que nos haga a todos nosotros de la gente del Qurân. Âmîn.

Assalamu ‘alaikum wa Rahmatullâhi wa Barakâtuh