Shukur, la gratitud hacia Allâh

Viernes, 6 de Agosto de 2021

Ÿumu‘ah, 27 de Dhul-Hiÿÿah de 1442

En el Nombre de Allâh, Misericordioso, Compasivo. Alabado sea Allâh por habernos traído al Camino Recto, honrado con el Islam y guiarnos a la fe. Sus bendiciones sean con el sello de los Mensajeros y Profetas, quien transmitió el Mensaje y cumplió con lo que Allâh le encomendó, hasta que lo alcanzó la muerte por Su orden. Que las bendiciones y la paz de Allâh sean con él, su virtuosa familia y sus distinguidos compañeros.

Todas las alabanzas son para Allâh, Altísimo. Suyo es el Reino y la alabanza, y Él es Quién todo lo sabe, todo lo ve. “¡Oh, seres humanos! ¡Temed a vuestro Señor, Quién os ha creado de una sola persona, de la que ha creado a su cónyuge, y de los que ha diseminado un gran número de hombres y de mujeres! ¡Temed a Allâh, en Cuyo Nombre os pedís cosas, y respetad la consanguinidad! Allâh siempre os observa”. [Sûrah An-Nisâ (4), âyah 1]. “¡Creyentes! Temed a Allâh con el temor que Le es debido y no muráis sino como musulmanes”. [Sûrah Ali ‘Imrân (3), âyah 102]. “¡Oh, creyentes! Tengan temor de Allâh, y que cada alma considere cuánto ha obrado para el mañana. Tengan temor de Allâh, porque Allâh está bien informado de cuanto hacen”. [Sûrah Al-Hashr (59), âyah 18]. “¡Oh, creyentes! ¡Tengan temor de Allâh y crean en Su Mensajero! Les dará participación doble en Su misericordia, les dará una luz para el camino y los perdonará. Allâh es Absolvedor, Misericordioso”. [Sûrah Al-Hadîd (57), âyah 28]. “¡Oh, creyentes! Tengan temor de Allâh y hablen solo con la verdad. Él hará virtuosas sus obras y perdonará sus pecados. Quien obedece a Allâh y a Su Mensajero obtendrá un triunfo grandioso”. [Sûrah Al-Ahzâb (33), âyât 70 y 71].

Respetados hermanos y hermanas: entre las grandes bendiciones de Allâh sobre Sus siervos, y cuyos frutos no tardan en llegar, está el Shukr, el agradecimiento. Agradecer a Allâh Altísimo por las bendiciones con las que nos ha agraciado. El Libro de Allâh está repleto de ello; nuestro Señor nos invita a ser agradecidos.

El agradecimiento es reconocer la bondad, y que esta se vea reflejada en nuestra humildad ante el Creador.

El agradecimiento se basa sobre tres fundamentos:

1) Reconocer la bondad con el corazón. Ibn Abbas (radiallâhu ‘anhumâ) narró, que una vez llovió en la época del Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) a lo que él dijo: “Hay gente que, al respecto, es agradecida, y otra que es desagradecida. Los que dijeron: “llovió por misericordia de Allâh”, son agradecidos. Y quiénes dijeron: “llovió por tal y tal constelación”, aquellos son desagradecidos”.

2) Hablar sobre la bondad y alabar a quién nos agració con ella. Dijo Allâh: “Y en cuanto a las gracias de tu Señor, ¡Divúlgalas!”. [Sûrah Ad–Duha (93), âyah 11].

3) Utilizarla en la obediencia y complacencia de Allâh. Dijo Allâh: “Trabajen con agradecimiento a AllÂh por los favores concedidos ¡Oh, familia de Daûd!”. [Sûrah Sabâ (34), âyah 13].

Los mensajeros de Allâh (‘alaihimus-salam), quienes fueron un ejemplo para nosotros, fueron todos siervos agradecidos.

Dijo Allâh: “…descendientes de los que llevamos con Nuh! Éste fue un siervo muy agradecido”. Y dijo también el Altísimo: “Ibrahim fue, de por sí, una nación, era obediente a Allah, monoteísta, y jamás fue idólatra. Agradecido a Sus gracias. Él le eligió y le dirigió a una vía recta”. En numerosos pasajes del Qurân, Allâh ordena a Sus siervos que sean agradecidos. Dijo Allâh: “Recuérdenme que Yo los recordaré; agradézcanme y no sean ingratos”. Y dijo también: “Hemos ordenado al hombre con respecto a sus padres -su madre le llevó sufriendo pena tras pena y le destetó a los dos años-: Sé agradecido conmigo y con tus padres. ¡Ante mí han de comparecer!”. Y dijo Allâh a Su siervo Musa (‘alaihis-salam): “¡Oh, Musa! Te he distinguido entre las personas con mis mensajes y por haberte hablado directamente. Aférrate a lo que te he revelado y sé de los agradecidos”.

El agradecimiento debe ser una de las cualidades que caracterizan al creyente. Narró Suhaib Bin Sinan, que Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “La situación del creyente es asombrosa: todo lo que le acontece es bueno para él, y esto es exclusivo para el creyente. Si le acontece lo que le agrada, agradece, y es bueno para él. Y si le acontece una desgracia, es paciente, y es bueno para él”.

El agradecimiento atrae la complacencia de Allah. Dijo Allâh: “En cambio, si ustedes son agradecidos, se los aceptará complacido”.

El agradecimiento aumenta el sustento. Dijo Allâh: “Y cuando su Señor anunció: “Si Le agradecen, Él incrementará su sustento; y sepan que, si lo rechazan, Su castigo será severo”.

Quiera Allâh hacernos de entre Sus siervos agradecidos, y que aumente Su Bondad sobre nosotros. Âmîn.